El Mercado siciliano Ballaró en Palermo, Italia

Mercado Ballaró Palermo me gustó mucho. Venía de Nápoles muy desilusionado y tenía miedo de encontrarme con otra ciudad sucia, pero al parecer la mugre se concentra alrededor del mercado más importante, o sólo en esos momentos que las empresas de recolección hacen huelga. No fue nuestro caso.
Si bien hospedarte cerca de la estación de trenes puede ser cómodo y seguro, como en Turín, también puede ser un parto como en Nápoles o no del todo lindo como Roma. Pero en Palermo, aunque no sea el barrio de La Recoleta, tampoco te hace sentir inseguro. Además de ser más barato, también es más cómodo, y ni te cuento si te gustan los mercados.
El Mercado
Lo más entretenido de estar cerca de Palermo Centrale fue pasear por el Mercato Ballarò, un mercado gigantesco, sobre las mismas calles de la ciudad, comenzando en la avenida Corso Tukory.
Si tengo que resumir el mercado en una palabra sería caos. Caos con todo lo bueno y malo que tiene, pero siempre tomando al caos como la posibilidad de resurgir.
Mercado BallaróHay mugre, sí, pero no es mayor que en otros mercados que visitamos, ni tampoco me importaba tanto. Hay algún que otro malandra, pero nada que ver con los buscas napolitanos. Eso sí, tenés todos los pescados que se te puedan ocurrir. La variedad de productos de mar que hay en este mercado lo hace atractivo para cualquier extranjero con una dieta basada en harinas, carnes, pollos y de vez en cuando algo de cerdo. Atractivo para todo el mundo.
Baratijas, montones de baratijas, muchos frutos secos provenientes del norte de África (tienen un contacto muy fluido y se nota hasta en la gastronomía), verduras por doquier, algunos puestos de carnes, otros de panes, más puestos de quesos, y pescados.
Peces espada, langostinos de todas formas y colores, cangrejos y langostas vivos intentando abrir sus tenazas que están sostenidas por simples banditas elásticas, filet de acá, filet de allá, postas de salmón, algo de atún rojo, trillas, miles de trillas, y así puedo seguir nombrándote las 100 variedades que podés conseguir en tan solo uno de los puestos. Algo que, si te gusta cocinar, es alucinante.

 

Mercado BallaróCaminás entre la gente y los gritos, muchos gritos, intentando acaparar al público. Un poco parecido al mercado Porta Palazzo de Turín, pero más, ¿cómo decirlo?… ¿rústico?.

Todo desordenado, amontonado, pero lleno de vida. Y en el medio de ese camino del cual creés que vas a enloquecer por el tumulto de gente y la cantidad de oferta que te gustaría disfrutar (estábamos en un Bed & Breakfast y soñábamos con un departamento con cocina), entre los llamados de atención para venderte, aunque sea, un kilo de berenjenas, te encontrás con puestos donde hay cola, y nadie grita.
Mercado BallaróAl inglés le encanta hacer cola. Le gusta. Es como parte de su idiosincrasia. Pero el tano, si hace cola, es porque lo vale. Sino va a comprar a otro lado. Por eso cuando ves a italianos haciendo cola frente a una mesa de fórmica con un tipo que saca pescados de una carretilla, sí, tal cual te lo digo, de una carretilla, sabés que esos pescados todavía están tomando las últimas bocandas de aire que tienen en las branquias, porque son tan frescos como si los hubieses pescado vos mismo. Las dos caras, una es el caos, y otra es el paraíso… para el cocinero, obvio.
Mercado BallaróNos compramos un cono de aceitunas grandes como frutillas, carnosas y bien intensas de sabor, un par de focaccias, y mientras caminábamos por el mercado por segunda vez cubríamos esa necesidad por meter dentro de la boca todo ese sabor que uno logra percibir con los ojos, picando algo, para paliar las ganas de cocinar, porque es una gran injusticia para el cocinero no tener un fuego y una plancha a mano para dar vuelta y vuelta una posta de pez espada y sentir que, por un momento, estás siendo parte de esa cultura de la gastronomía de mar fresca, mediterránea, como sólo el viento de la isla te hace sentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *